slider

Elecciones traducidas al fútbol

Este domingo no rodó ningún balón de la primera división en Costa Rica, pero si estuvo en juego la pasión de las elecciones para elegir al nuevo presidente del país.Mi percepción de la vida es tan futbolera, que no pude evitar comparar este acto cívico con el deporte más bello. No sé si a usted, amigo futbolero, le habrá pasado lo mismo, pero yo vi ciertas similitudes entre las elecciones y un partido de fútbol que a continuación quiero expresar.

El ambiente fue frío, como un estadio a medio llenar y con pocas banderas, fiel reflejo de que la mayoría de los votantes sabía que la calidad de las figuras no era muy buena. 4 partidos grandes querían saborear la victoria y otros pequeños luchaban por no ser el último en los resultados.Irle a uno de estos, significaba debatir con muchas personas para explicarles que usted estaba con la mejor opción. Lo complicado de estas conversaciones, es que son como la de un aficionado de la Liga que intenta convencer a un saprissista de que su equipo es mejor. Personalmente, me tocó jugar de visita, fui el único en manifestar mis colores políticos en mi lugar de trabajo y puedo decir que me sentí como un aficionado que se equivoca de gradería y termina en la barra contraria.

DSC_5305

Fotos: José Campos para LaSele.com

Durante los últimos meses, muchos fuimos analistas políticos, como cuando nos sentimos entrenadores opinando sobre las decisiones de Pinto. Conocíamos los planes de gobierno de todos los partidos, sabíamos que el impuesto al chifrijo no sería una táctica ganadora para reducir el déficit fiscal y aprendimos que la vaca se puede hacer la muerta para comerse un zopilote. Lo cierto de todo esto, es que calienta el ambiente político que Costa Rica necesita.

Al final del día, los resultados fueron inesperados, como muchas veces en el fútbol. El Chunche y El Mariachi, los fichajes de lujo del Movimiento Libertario, no lograron levantar los resultados. El Frente Amplio intentó hacer la hombrada pero al final no pudo con el equipo tradicional y Liberación Nacional, con su millonaria inversión, no pudo derrotar a un PAC que dio la sorpresa llevando el partido a tiempo extra.

El tema quedará en el ambiente durante un mes más, cuando se lleve a cabo el partido de vuelta: la segunda ronda. Así que si a usted le aburre el tema de la política pero le gusta el fútbol, le recomiendo que vea todo desde su ojo de aficionado por el fútbol y se divierta con esas situaciones tan parecidas a las del deporte de nuestros amores. Quién quita un quite y así se emociona y le dan más ganas de votar.

Se la dejo picando…

Etiquetas : ,

Loading Google+ Comments ...